¿Qué importa que el manto de estrellas me deje desnudos los pies?
¿Qué importa que la noche más fría me encoja la piel?
¿Qué importa que me hables a la oreja si mañana te vas?
¿Qué me preguntas con un interrogante que nunca cierras?
¿Qué me pides con una pregunta que nunca se acaba?
¿Qué importa que no me hables si estás muda?
¿Qué importa que no me mires si no me ves?
¿Qué importa que no me escribas si aun no llegaste a casa?
¿Qué si nos acabamos de conocer, pero hace un par de años?
¿Qué si ya te conozco, antes que tú a mi?
¿Qué si ya me conoces, y yo aun no lo sé?
¿Qué si aun no hemos quedado, pero ya nos hemos visto?
¿Qué si no quieres quedar, pero ya nos hemos besado?
¿Qué miras por el balcón de tu ventana, si sólo paso yo?
¿Qué si Debussy en vez de Clair de Lune nos cegara con un Clair ensoleillé?
¿Qué...?
¿Qué.... si nunca no?
¿Qué pudo haber sido, si tú y yo avogáramos por el sí?

This entry was posted on Sunday, April 5, 2015. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Responses are currently closed.