A lo Ricardo Reyes

Como la canción desesperada de Ricardo Reyes.
Como los veinte poemas de amor de Pablo Neruda.
Como mentir en historias de dos.
Como narcótico parar el corazón.
Como un verso en asonante, en soneto.
Como una acaricia, a la cara más lejana en el mismo bar.
Como hablar por teléfono, en la misma habitación.
Como tener que irme para no verte.
Como el metro, que separar tu cama de la mía.
Como los kilómetros que me separan cuando te veo.
Como los versos que me acercan, cuando no te escribo.
Como las canciones que entono, para que Riazor sea tu playa.
Como las puestas de Sol que describo para que amanezcas conmigo.
Como un ojalá, que volvamos a vernos.
Como un adiós, que no maquilla un hasta luego.
Como un nunca, que no esconde un ojalá.
Como otro jueves, en el que duermo solo.
Como la carta que sobra de la baraja.
Como los doses de la baraja de tres, jugando a la escoba.
Como jugar a las parejas, siendo impares.

Y aunque quiera que otro perro te ladre, sigue siendo pronto; y es más, nunca será tarde, por muchas canciones que terminen, por muchos versos en puntos finales, que al final no son que más que puntos suspensivos.


Cuántas veces hubiera
dado la vida entera
por llevarte el equipaje
-J. Sabina

This entry was posted on Sunday, April 12, 2015. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Responses are currently closed.