Música en mi cabeza.

Uno de mis cantantautores favoritos, Javier Ibarra (más conocido como Kase.O) por los noventas dijo: "Lo mejor es ir de flor en flor pues no da dolor, y es que el que no guarda amor luego no guarda rencor contra sí mismo..." Muchas veces he utilizado esta frase en vano: bien por estar enfadado, bien por desamor; y es que el enfado es nocivo y el desamor una falacia no intencionada (o sí). El caso es que es una frase triste, pero no deja de ser una metáfora de la vida misma. Cualquiera que quiere que algo funcione no intenta siempre lo mismo, es necesario cambiar algo. Y si ni cambiando funciona, habrá que deshecharlo. Sabiendo que me refiero a una relación suena cruel, bruto, rudo y hasta insensible y falto de tacto; pero es lo que hay.

Creo que es hora de que escriba algo. Quizás sean las once y algo de un martes y esté un poco avispado, para qué negarlo, pero ¿qué importa?

Los viernes volverán a ser días vacíos. Los sábados tardes sin planes, los domingos aburridas esperas antes de coger el tren y los lunes tristes. Las canciones seguirán aliviando el dolor pasajero. Las noches serán más oscuras y los días más sombríos, las mañanas más pesadas, las comidas más insípidas, los cigarros más cortos, los cafés más amargos. Faltará algo, algo que se echará de menos, pero es algo perdido; es imposible de encontrar una vez marchitado.

Algo falta, no sé si cerveza en la nevera o pañuelos en el bolsillo. "El corazón ya va mejor, sólo me duele cuando late". Parece irónico que escriba yo esto, pero es lo que siento. La decisión está tomada: es normal terminar algo que agoniza. No me gusta hacerlo, no me gusta hacer llorar a nadie, no me gusta dejar vacío, no quiero hacerlo, no quiero hacer llorar a nadie, no quiero dejar vacío y nunca quise tener que irme; pero esta vez tuve que marcharme con un puto "Adiós". Un puto "Adiós".

Recuerdo todos los días como una colección de fotos. "El amor no muere, sólo cambia de lugar en la memoria". Fijo que la culpa ha sido mía. Yo creía nuestra fantasía, en vivir contigo, en despertarme a tu lado; ilusión no me faltaba. Todo marchitado, todo esfumado, todo consumido; todo. Como perseguir al arco iris bajo la lluvia, un intento de recuperar algo imposible, inalcanzable.

A lo mejor se me malinterpreta, seguramente, porque todos sabemos darle el significado que nos sale de los cojones a lo que leemos. Me enamoré de ti y te quise y respeté lo mejor que supe y espero que sea eso lo que quede y no esta puta mierda.










This entry was posted on Tuesday, February 12, 2013. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Responses are currently closed.